Fuga de aire en la Estación Espacial: los astronautas se protegen hasta dar con la fuente