Los "siete minutos de terror” que aguardan a la NASA y su robot enviado a Marte