Los niños expuestos al humo del tabaco respiran el equivalente a 150 cigarros al año