El Boloencierro de Mataelpino, más seguro