El espeto de sardinas está más cerca de convertirse en Patrimonio de la Humanidad