José Tomás, seis años después