El ‘monstruo’ de Bayona llega a EEUU