Arranca la 67ª edición del Festival de San Sebastián con más glamour que nunca