Los casos de acoso sexual se extienden como una ola del cine a la política