El festival de cine de Venecia arranca con polémica por la presencia del director Roman Polanski