Las fuentes de Roma, el recurso del turista para paliar el calor