Hao Yu, el niño de 12 años que rompe estadísticas por su adicción a la lectura