La paella valenciana aspira a ser declarada bien de interés cultural