Victoria Abril sí acierta en una cosa: la autocensura gana terreno