La mejor vigilante de seguridad de una joyería: una ardilla que ataca a todo el que meta la mano en la caja