Un rata irrumpe en el Parlamento andaluz: gritos, miedo y risas