La falta de dióxido de carbono pone en crisis la producción de cerveza en Reino Unido