El alquiler anima una nueva burbuja inmobiliaria