Apuestan por la comida de Nochevieja como alternativa al toque de queda