La crisis del ocio nocturno no termina: el 40% de locales ha cerrado