España intenta salvar el turismo del mes de julio