Se estima que 85.000 establecimientos de hostelería corren peligro de cierre tras la crisis de COVID-19