Los expertos alertan de una auténtica crisis mundial y auguran un inminente aumento del desabastecimiento