Los fondos buitre controlan casi el 10,5% de las grandes empresas españolas