La maternidad, el techo de cristal para las mujeres científicas