Nuevo golpe al ocio nocturno y la hostelería para frenar la propagación del coronavirus