“Es incomprensible que en un país que se acerca a 4 millones de parados tengamos que coger empleados de fuera”