Más 40.000 locales han cerrado y se prevé que esa cifra llegue a los 85.000 a finales de año