Los trabajadores españoles pierden casi 400 euros anuales por la inflación