El turismo nacional puede salvar en parte al sector hotelero en un verano incierto