Un "fármaco vivo" ayuda a pacientes con lesión medular