El pirómano de Sevilla intentó quemar la zona 25 veces