Alfie, el pequeño británico con una enfermedad terminal, sigue vivo