El abogado de Nueva York conocido por sus insultos racistas presume de hablar español en su currículum