Alemania endurece sus restricciones y limita su movilidad: las reuniones, solo de una persona externa