Una alergia a la tinta de un tatuaje le provoca una cicatriz de 4 centímetros de grosor