Maradona murió por una insuficiencia cardíaca que le provocó una muerte súbita