Las autoridades británicas esperan que la vacunación de Isabel II sirva para convencer a la población