La ONU advierte: el planeta activa la señal de alerta y hay que actuar ya para salvarlo