El cólera, incontrolable en Haití