Desorbitada cuenta en Roma: 81 euros por dos hamburguesas y tres cafés