Los destrozos en Notre Dame, vistos desde el interior