Dinamarca obliga a las parejas que se quieran divorciar a esperar 3 meses y acudir a terapia de pareja