De rojo y con un ataúd dorado: Aretha Franklin se despide para siempre