El coronavirus no deja sin su graduación a los alumnos de una universidad de California