Guaidó no cede y convoca al pueblo venezolano este 1 de mayo a una "rebelión pacífica" para derrocar a Maduro