Sigue el bombardeo contra el último bastión rebelde que queda en Siria