El jefe de la iglesia católica alemana asegura que se han destruido documentos sobre abusos sexuales