Cuesta respirar en Australia tras la oleada de incendios que asolan el país