Los incendios en Australia provocan la muerte de 300 koalas y una catástrofe medioambiental sin precedentes